Ensayo para una nueva democracia

Escrito hace ya un par de años, conserva la fuerza, la rabia y la ironía con la que está escrito. Probablemente es uno de esos textos que no sé si afortunada o desgraciadamente seguirá vigente años y años.
Se trata de un ensayo que presenté para la VII Olimpiada Filosófica de Castilla y León.
El ensayo fue seleccionado y me llamaron para competir en la final que se celebró en Valladolid.
Aquí el link para ver el ejercicio de la final y los ensayos de todos los finalistas. Como podeis ver la mayoría estaban bastante preparados de antes (alguno de hecho era casi copia & pega). Personalmente, la verdad es que hace poco volví a leer el mío y creo que hay demasiadas referencias y apuntes a otros autores y obras, lo cual hace que sea un poco ilegible y que la tirada de rollo sea notable.

Creo recordar que no he publicado esto antes en Internet, pero bueno así lo tengo mejor localizado aquí por si se pierde.

Al grano, os dejo el primer ensayo. Se llama “Ensayo para una nueva democracia” y a pesar de que empieza y acaba con sendas citas de Orwell y Churchill (Si, el de que los fascistas del futuro se llamarán a si mismos antifascistas, el rey de las citas en el interné) ha sido una de las cosas que he escrito que más me gustan pues se habla desde Aristóteles hasta Wikileaks.
Me gustaría dedicar el ensayo al actual ejecutivo pues casi al primer mes de cuando el presidente juró su cargo y con el ensayo casi tirado en la papelera de reciclaje, las primeras burradas que empezaron a realizar fueron decisivas para que reescribiera el ensayo con otro tono totalmente distinto.

Para ellos.

Ensayo para una nueva democracia.
En el caso de una palabra como democracia, no sólo no existe una definición consensuada, sino que el esfuerzo por encontrarle una choca con la oposición de todos los bandos. Todos sabemos que cuando llamamos democrático a un país lo estamos elogiando; por ello, los defensores de cualquier tipo de régimen que pretenden ser una democracia, temen que tengan que dejar de usar esa palabra si se le da un significado”. Esta frase de George Orwell extraída de su ensayo “La política y el idioma inglés” explica la imposibilidad de definir democracia en la actualidad de forma objetiva. Por ello urge la construcción de una nueva democracia por medio de un convenio o consenso a partir de los rasgos comunes que presentan los Estados denominados democráticos.
Citada y ansiada por ciudadanos de Estados no democráticos, la democracia es comúnmente el blanco de muchas críticas de ciudadanos pertenecientes a Estados democráticos. Esta capacidad de autocrítica, unido al intercambio de información proporcionado por las nuevas tecnologías y la crisis económica, hacen que la cantidad de problemas que actualmente se estén planteando sobre el funcionamiento de esta forma de organización (corrupción, manipulación, representación política, divisiones sociales…) sea el mayor número al que se ha enfrentado la democracia hasta la fecha.
Sin embargo, las sociedades democráticas ideales se caracterizan por poseer valores como la libertad en todos los ámbitos, el respeto, la igualdad y el desarrollo de un pensamiento libre. Todos estos valores que a priori son positivos, resultan ciertamente utópicos en las sociedades democráticas de la actualidad.
Esto nos induce a pensar y a buscar cuales son los obstáculos que nos impiden alcanzar un Estado democrático ideal. Pensadores como Savater afirman que estos son principalmente dos: la ignorancia y la miseria. Otros como Aristóteles sostenían que el interés en el bien particular en vez del bien común de los gobernantes degeneraba un régimen justo como la democracia (denominada por él como politeia).
Sintéticamente podemos hablar de dos problemas principales que la democracia debe combatir: la clase política y la información.
El primero de ellos surge ante la pasividad del pueblo por tomar decisiones directamente. Por ello surge la delegación de estas decisiones en otras personas, pertenecientes a esa misma sociedad democrática, que se realiza por medio del sufragio.
Sin embargo esta variación de la democracia ha provocado la creación de una nueva clase social, denominada “clase política”. Como las demás clases sociales, esta clase política se lucra por medio de una actividad o empleo, que en este caso es el correcto funcionamiento del Estado democrático. Este convenio social dentro de una sociedad democrática, similar al Contrato Social de Rousseau, por el cual se establecería esta nueva clase política, parece no plantear ningún tipo de problema en el funcionamiento de un Estado democrático.Sin embargo, esta clase política suele situarse entre las clases de mayor poder económico, provocando el enfado de las otras clases sociales que reclaman la igualdad, dado que esta formaba parte de uno de los valores que caracterizan a una democracia. Otros factores como la ineficiencia, la supuesta improductividad de esta clase, la no representación de algunas minorías, o la invalidez del voto blanco y nulo agravan el problema. Entre las diversas soluciones a este problema se encontrarían la eliminación total de la clase política (instauración de una democracia directa) o la equiparación de ésta a una clase social media con recortes en los privilegios y poderes que pudieran poseer, en una medida que recuerda al valor medio propugnado por Aristóteles. Este problema ha sido la principal crítica de movimientos como el 15M o el 15O, este último de carácter más global.
Por otro lado, el segundo problema, la información, surge por la llegada de las nuevas tecnologías, el control emocional de las personas, y el deterioro del pensamiento crítico. Estos tres factores están íntimamente relacionados debido a la fuerte influencia del sistema capitalista, que posee una gran influencia en la mayoría de  Estados democráticos, quedando esto constatado en rotundos eslóganes políticos como si se trataran de la venta de un producto particular, resultando la política como un instrumento o incluso un objeto de venta, dando lugar a la aparición de un valor negativo como la demagogia. Por estas razones, la democracia también ha sufrido críticas por su supuesta subordinación al control de los mercados, apuntando como principal culpable al sistema capitalista. Ahora bien, el conflicto entraría en el terreno económico sobre la conveniencia de uno u otro sistema económico respetando los ideales de la democracia.
Para lograr una independencia de la democracia frente a otros ámbitos, con el objetivo de respeto e igualdad a toda la sociedad, el filósofo José Antonio Marina opina que el desarrollo de un pensamiento crítico correctamente argumentado es vital para defendernos de todo tipo de manipulaciones emocionales. También experimentos como la Tercera Ola, realizado por Ron Jones demuestran la debilidad de sociedades democráticas y libres frente a otros sistemas autoritarios. En este punto surge otro factor como es la presencia de las nuevas tecnologías, con internet al frente. Si analizamos con profundidad esta herramienta, pronto constataremos que es un símbolo de democracia: la libertad, el respeto o la igualdad entre los internautas son sus principales señas de identidad, coincidiendo plenamente con los valores positivos de un Estado democrático ideal que ya habíamos mencionado. En consecuencia, esta tecnología podría ser un pilar para una futura y nueva democracia. No obstante, internet puede resultar un arma de doble filo que suele traer una cantidad ingente de información, por lo que es preciso contar con una cierta actitud escéptica y un refuerzo en la educación de esta y otras nuevas tecnologías. En la actualidad, movimientos como Anonymus han defendido la libertad en internet frente al intento de censura en algunos países, mientras que páginas web como Wikileaks han revelado documentos catalogados por determinados países como confidenciales con el objeto de mostrar una transparencia en contraposición al ocultismo, la manipulación y la corrupción latentes en algunos Estados democráticos. Esta herramienta está causando que se originen leyes ineficaces de control y regulación sobre internet debido principalmente al desconocimiento de los legisladores por lo que sería preciso realizar un convenio entre éstos y los usuarios de internet, lo que sin duda reforzaría el Estado democrático.
Como hemos podido comprobar, partiendo de una forma de organización como es la democracia, hemos tratado aspectos políticos, económicos, sociales o tecnológicos. Es innegable que ésta alcanza muchos ámbitos de nuestra vida por lo que repercute directamente a nuestra forma de vida. No obstante, debemos evitar que la democracia se subordine a estos ámbitos para alcanzar una democracia transparente, ideal e independiente. Para lograr esto debemos apoyarnos en la educación para lograr un doble objetivo: fomentar y desarrollar un pensamiento libre y crítico además de educar los valores de la democracia para que esta sea constantemente perfeccionada por las futuras generaciones. Esta última medida parece una medida injusta e incluso restrictiva respecto a otras posibles formas de gobierno. Sin embargo, si analizamos algunas características de la democracia actual notaremos las influencias de otras formas de gobierno que se han producido históricamente. En primer lugar el Contrato Social que habíamos mencionado remite en cierto modo a los regímenes autoritarios, puesto que con la hipotética firma de este, estamos en cierto modo subordinados a una autoridad, a las leyes y a las fuerzas de seguridad, con el objetivo de conseguir un Estado del Bienestar.
Otros regímenes influyentes en las democracias son la oligarquía y la plutocracia puesto que varios de sus ideales coinciden con la clase política actual. También podemos encontrar la monarquía en algunos Estados democráticos aunque con ciertas funciones simbólicas.
Con esta aclaración podemos asegurar que si promovemos una educación en la democracia, estamos también alentando a las futuras generaciones el desarrollo de otras formas de gobierno sin darnos cuenta, puesto que estas se incluyen en la propia democracia. Sin embargo, sería preferible conocer los ideales de estas otras formas de gobierno, por lo que un refuerzo en la enseñanza de filosofía e historia, garantizaría la estabilidad de un Estado democrático en el futuro. Otro aspecto que reforzaría el Estado democrático sería la inversión en la ciencia, que otorgaría un mayor conocimiento y rigor a la población.
Con esta última cuestión también podemos responder a la pregunta de si existen alternativas a la democracia. Para que una u otra forma de gobierno pueda ser perpetuada en el futuro sobreponiéndose a diversos problemas (como los que está teniendo la democracia actualmente), ésta nunca debe encontrarse acabada, siempre tiene que estar perfeccionándose tal y como Platón sostenía en su teoría sobre el Estado Ideal. Si atendemos a que la democracia es una forma de gobierno con una importante capacidad de autocrítica, margen de mejora, y que ésta posee ideas provenientes de otros regímenes, esto convierte a la democracia en una alternativa en sí misma, sin necesidad de aplicar otros regímenes alternativos, simplemente habría que aplicar ciertos ideales de otras formas de gobierno en la democracia, donde se podrían adaptar, como ha ocurrido a lo largo de la historia de la democracia. De cualquier manera, dentro de la democracia surgen debates “internos” sobre la conveniencia de los distintos tipos de democracia, directas, representativas, o incluso sobre la posibilidad de unificar todas las democracias de todos los países para crear un Gobierno Mundial, tal y como plantearon Russell y Einstein.
Este debate sobre las alternativas a la democracia lo podemos unificar en la siguiente cita de Winston Churchill, la cual es un fiel reflejo del camino de la política en el mundo occidental desde la Edad Antigua hasta la actualidad: “Muchas formas de gobierno han sido probadas y serán probadas en este mundo. Se ha dicho que la democracia es la peor forma de gobierno excepto por todas aquellas formas de gobierno que han sido probadas de vez en cuando”.

Alberto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s