Dos lecturas sobre la Universidad en España

Vamos a hacer algo distinto hoy.
He estado pensando en hacer un artículo conjunto con alguien y no se porqué pensé en el de la situación de la Universidad española (y en particular la Universidad Complutense de Madrid). Cuando llegó el momento de elegir a la persona que colaboraría en el artículo, dije: “Alguien de letras”. Inmediatamente agarré el móvil y envié un mensaje a Miguel García.
Nos ponemos de pie y le recibimos:

Como autor invitado en este blog, me presento: soy Miguel García Campos, y ocupo mi vida entre Madrid y Uruñuela (La Rioja). Además de hacer muchas otras cosas, estudio Historia en la Universidad Complutense de Madrid, con un pie entre el mundo clásico y el contemporáneo, aunque también (y cada vez más) entre el periodismo y la política. Puedes seguirme en Twitter: @MiguelGC7

Además, Miguel tiene un blog que se llama Surrealismo artístico y que podeís leer aqui: (Link)

Después de unos pequeños malentendidos sobre la temática del artículo y la forma de llevarlo a cabo (debido en parte a mi maravillosa forma de explicar cosas sencillas) finalmente aceptó.
Sin embargo, está entrada quedó entre los borradores debido a que Miguel siempre dice que hay que tener unas cuantas entradas en borradores. Esta será la primera.

Nos dejamos de tonterías y vamos al asunto. Estos son los dos ensayos/artículos sobre la forma de ver y entender la universidad a través de las carreras que hacemos cada uno de nosotros (Miguel hace un grado en historia y yo un doble grado en matemáticas e ingeniería informática).

Miguel (Sobre el estado de la universidad en España)

Hace unos días, en clase, una profesora nos decía: «hacemos lo que podemos». Hablaba de la última reunión de jefes de departamento con el decano para cambiar las clases prácticas, que en una carrera como Historia pueden llegar hasta el disparate, pero a mí me pareció que podía hablar de cualquier otra cosa.

Esa profesora podía hablar de la huelga que hicieron los trabajadores de la biblioteca en diciembre porque, en las salas de archivo y depósito, no había calefacción. O de cómo los profesores nos dan una hoja el primer día de clase y el resto de la información necesaria para la asignatura la cuelgan en el Campus Virtual (sí, ese al que el Gobierno quiere grabar con 5 € por alumno y año) porque no hay dinero para fotocopias. O de los cañones digitales viejos, sucios y mal enfocados que algún compañero suyo de Historia del Arte ha intentado, sin éxito, cambiar. O de la repentina proliferación de profesores jóvenes becados por una fundación ajena a la universidad, con un contrato no prolongable de tres años.

La universidad española, hablando ya más en general, tiene un grave problema de rigidez en las estructuras. Tal vez no sea exclusivo de ella, pero es lo que aquí nos ocupa. No se le puede echar la culpa de todo al Ministro de Educación, sino que dentro de la propia universidad existen profesores y cargos administrativos reticentes al cambio y la modificación de los procedimientos y modus operandi sobre los que se asienta la educación superior.

Para mí no es suficiente con introducir sangre nueva en las estructuras de poder: es necesario hacer pedagogía del cambio. La universidad no puede debatirse en la dicotomía entre reciclarse o morir: tiene la obligación de vivir. Dentro de esto, todos queremos que sea fecunda y productiva, no yerma y débil.

Recientemente tuve la oportunidad de cenar en el Colegio Mayor Chaminade con el rector de la UNED, Alejandro Tiana. Él, que vivió la elaboración de la L.O.E. desde dentro del ministerio, ponía el énfasis más que en el consenso político (que no lo hubo), en el social y académico; en un trabajo silencioso pero persistente de debatir y de abordar las reformas con quienes viven el mundo universitario día a día.

¿Es posible reformar la universidad en España? Solo si hay verdadera voluntad de cambiarla, no de retocarla. ¿Es probable algo así? La pelota está sobre nuestro tejado. Reciclarse o malvivir…

Alberto (Desgobierno y endogamia en la universidad española)

Voy a permitirme el lujo de coger y modificar una cita de Unamuno: “Me duele la universidad en este país”. Me duele, y en especial la Complutense, la Complu.
Yo lo admito, mi primer criterio para elegir la carrera de fue el plan de estudios mientras que el segundo fue el “prestigio” de la Complutense, la experiencia docente, la historia y la cantidad de alumnos que han pasado por ella. Ahora me doy cuenta que estuve totalmente equivocado cuando usé este segundo criterio.

El año pasado fui delegado y empecé a enterarme de la cantidad de incoherencias y absurdeces que existen en mi universidad a nivel departamental y decanal (y que muchas de ellas son comunes al conjunto de universidades de este país).
Vamos allá con unas muestras:
Parte de la facultad de físicas está en ruinas, si, lo que oís. Pero lo mejor de todo es que no hay ni un solo chavo para las obras. Por lo que me han contado no hay aulas suficientes para hacer exámenes y tienen que irse a otras facultades a hacerlos.
En matemáticas no hay calefacción en algunas aulas pero no pasa nada, que esos solo necesitan tizas.
Tardé como 5 meses en tener mi carnet de la universidad. Cosas de la vida, estaban en secretaría, metidas en sobres, pero claro, sin enviar ni avisar a los alumnos de que estaban allí muertas de la risa. (Nota: pedid a vuestros amigos de la Complu que os cuenten sus historias sobre como consiguieron el carnet, si es que los han conseguido, que os echareis unas risas seguro)
Cada facultad de la Complu tiene un calendario académico totalmente distinto, familias copando departamentos, fallos en las coordinaciones entre facultades, cierre de reprografías, expulsión de alumnos que no pueden pagarse la matrícula, etc…

De cualquier manera no quiero centrarme solo en mi universidad y por ello también quiero hablar de otro problema latente en la educación superior de este país y es el relevo de los docentes. El otro día cenando con otros compañeros del colegio surgió este tema de conversación y todos los casos que comentábamos cada uno (éramos 6 personas creo recordar, 5 carreras diferentes pertenecientes a 2 universidades de Madrid ) seguían la misma tónica: necesitamos aire fresco, gente nueva en la docencia de este país. Con esto no quiero dar por hecho que todos los docentes que hay en la universidad de este país deban jubilarse o dedicarse a la investigación por completo, lo que quiero decir es que necesitamos que empiecen a entrar profesores a impartir asignaturas de peso en las diferentes carreras universitarias ( y no clases prácticas como me han dado 3 fantásticos profesores que no llegan a los 30 años, investigadores que han estado por medio mundo con un currículum espléndido ), profesores con nuevas ideas, nuevas metodologías de cara a la enseñanza, que motiven a los universitarios de cara al estudio y a la investigación.
Y es que la endogamia hace mucho daño a la universidad española, pero no lo queremos ver, seguimos enfrascados en nuestros campus de excelencia, y en realidad lo que hay detrás de esos “campus” son estudiantes de este país, mentes privilegiadas, jóvenes cuyos padres están apostando por ellos muy fuerte, tal y como haremos nosotros con nuestros hijos.

En definitiva creo que hay un descontrol y un desgobierno del cual no podemos hacernos a la idea en las universidades de este país, en especial en la Complutense. Es una tema que habría que discutir e intentar arreglar en un plazo relativamente corto de tiempo, para que las siguientes generaciones de jóvenes de este país no sufran las deficiencias de esta parte del sistema educativo español.
Otros aspecto a tocar es la depuración de responsabilidades y tener un control más cercano del funcionamiento de los departamentos y las secretarías de las facultades, pero eso ya va más allá.

Nota:
Tras escribir mi artículo el día 23 de marzo, hoy día 24 hay un artículo en El País sobre el sistema de selección de profesores universitarios. (Link)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s