Esperando en el porche

No hace falta estar toda la tarde allí, con un par de horas es suficiente.
A la vuelta de un rato no puedes recordar la gente que ha entrado ni ha salido por la puerta, ni siquiera esas personas que estaban sentadas a tu lado.
La mayor complicación está en mantener varias conversaciones al mismo tiempo mientras esperas.
Exactamente no estás esperando nada, quizás retrasas lo inevitable, volver a estudiar y que te vuelva a doler la cabeza como la mayoría de días.

Curiosamente, este es uno de esos pocos lugares que describes con precisión pero sin embargo cada uno de nosotros lo simboliza con un porche determinado.
Además otra característica bastante especial de estos lugares es que, a pesar de que no lo percibimos así, no perdemos el tiempo (¿el tiempo se pierde o se malgasta?).
Es una actividad que permite ver como fluye la vida alrededor del edificio mientras tu estuvieras en tu sitio a otra velocidad, como si no te importara lo que hay ahí fuera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s