Parking

-Me dí cuenta del límite de los videotutoriales de youtube con la historia del kebab pirata. Estoy seguro de que “Como robar a la competencia pedidos a domicilio en cinco minutos” tiene millones de visitas.

Presiento que algo se va abalanzar sobre mí, como sin previo aviso, y además estoy convencido de que no es el gordo de la lotería.

-Creo que “Noctámbulos de Hopper merece un comentario aparte.
Es algo que parece salir del cuadro e instalarse en la realidad, como si esas personas que ves en el bar de allá una madrugada cualquiera de domingo a lunes.
Noctámbulos que se refugian en nidos de luz, guardianes del silencio de la noche, a los que parece que el tiempo no afecta, no daña, como si este último fuera el compañero que está a su lado en la barra.

-El otro día estuve estudiando como se comporta un ordenador en una millónesima parte de un segundo.
Es como sumergirte en otra realidad que nos supera y abruma, donde todo se decide en instantes infinitamente nulos, donde todo se controla como si un anciano operario fuera tirando de palancas, pulsando y soltando botones.
No obstante, a nosotros esa realidad nos pilla alejada (y a la vez cercana y pegada en cualquier lugar de nuestra vida cotidiana), los ancianos operarios se sustituyen por electricidad mientras que su tiempo es tan efímero comparado con el nuestro que perdemos la perspectiva de esas palancas y botones, como si fuera una niebla transparente.
Sin embargo, esa realidad se funde y se encaja en la nuestra sin ningún tipo de problema (¿casualidad u obra de la mente de miles y miles de personas que han trabajado en ello?)

-Nueva pregunta para el CIS: “¿se marcharía usted al mundo feliz de Huxley?

-En un lado de aquella mezcla de parking y lugar de tránsito de funcionarios, bajo la mirada de edificios encajados en terrenos inclinados, aquel gato no dejaba de emitir aquel quejumbroso maullido.
Todo el mundo pasaba bailando de aquí para allá, algunos un tanto perdidos, otros como los repartidores de siempre, presentes a la misma hora y en el mismo lugar, haciendo exactamente lo mismo.
Parecía como que quisiera escapar de allí, tratando de avisarnos de cualquier manera, aunque fuera emitiendo cualquier tipo sonido, el cual no había salido de su boca en años.
Algunos de sus compañeros vivían bien en aquel lugar, se movían de forma alegre y juguetona por los alrededores, subían y bajaban las escaleras de madera y hasta se reunían entre ellos para comunicarse o tratar de descansar un rato.
No cabía duda de que llegar allí había sido un logro en su vida pero la sensación que causaba a los demás era de que no se encontraba bien en aquel lugar.

-Desconozco si Los Nastys tienen razón pero a las 12:30 Madrid parece un cadáver

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s