Centro

 

<< Te voy a dar solo un consejo: céntrate >>

Empezamos a girar y al poco rato abrimos un agujero negro entre nosotros.
No contento con ver como todos eran arrastrados a la grieta, me convertí en el Sin Cara y empecé a tragarme a los pocos que quedaban por las esquinas.
Se me olvidó también pasar a buscarte y cuando volvió la luz ya era demasiado tarde, no quedaba nadie alrededor.
Ya no estaba en el centro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s