Voto robado (Capítulo II: la rectificación y el ruego)


El pasado día 12 por fin llegó la rectificación
En primer lugar agradecer a todas las personas de Marea Granate que lo han conseguido. Creo que es el primer triunfo a la burocracia que recuerdo en mucho tiempo y desde luego la primera rectificación de Mariano and cía en 5 años.

En primer lugar analicemos la maniobra que se planteó: como toda persona que viva más de 3 meses en Dinamarca está obligada a tener el CPR danés, podemos escudarnos en que esa tarjeta, como es un documento oficial danés, significa que esa persona reside en Dinamarca, posibilitando así pasar la legislación española y el ERTA (censo de electores residentes temporalmente en el extranjero) por el Arco del Triunfo y obligar a todas esas personas a meterse en el censo de residentes permanentes, aka no-van-a-registrarse-porque-es-más-papeleo-y-pierden-la-tarjeta-sanitaria.
Parece que esto de basarse en la legislación danesa es un simulacro del plan que el gobierno desea implantar: “Empecemos a parecernos a Dinamarca (pero sin impuestos ni Welfare State)” por si acaso mi tocayo va más rápido que ellos en la campaña electoral.
Punto 2: vivo a 10 minutos en bici de la embajada. Para mí ir hasta allí es menos incluso que ir al centro de la ciudad. Si hubiera vivido en ciudades como  Aarhus (4 horas en bus) y Aalborg (donde Cristo perdió el paraguas) o cualquiera de los barrios periféricos de CPH hubiera vuelto a hacer los papeles en la embajada su **** ***** después de que la primera vez me mandaran hacerme residente permanente.
Esto hubiera significado una de las pequeñas (entre las miles y miles) de victorias (esto es, un abstencionista más) para los que idearon el maléfico sistema electoral de voto en el extranjero allá en 2011. Esta vez lo siento pero no. Un obstáculo superado. Siguiente problema: que lleguen las papeletas.

Punto 3:
-Vengo a registrarme en el ERTA
-¿Resides aquí, tienes CPR?
-Me voy el próximo mes
-Ah, vale, estás aquí estudiando, ¿no?
-Correcto

Ni dije que tenía CPR ni que era Erasmus. Simplemente quería rellenar los papeles y largarme. Que no me calen otra vez.
Me despedí con un hasta luego que nadie contestó y salí de los tentáculos de la (esta vez bastante veloz) máquina  burocrática española en el extranjero.

Espero que no me tenga que volver a pasarme por allí hasta el 26J

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s